27 marzo, 2017



 KURUVINDA

Régulo Díaz "Kuruvida", foto tomada de Revista Tendencias
 El Zulia creador, ese Zulia que se nos muestra lleno de colorido, de tradiciones y costumbres, que deleitan a propios y extraños y que a los zulianos nos hace sentir ufanos, llenos de contentura, como dijera nuestro Astolfo Romero, es así, somos un pueblo lleno de tantas cosas que contar y de tantas personas dispuestas a contarlo, personas que poseen un talento que la providencia les regalo y que lo hacen porque les sale del alma misma, uno de estos escribidores nuestros es REGULO DIAZ, digo es, porque aunque no está físicamente entre nosotros su presencia se siente en cada rincón de esta Maracaibo querida, pero veamos,  quien es este escribidor?,  como me gusta llamarlo. 

Regulo Segundo Díaz Labarca, nace en Maracaibo el 20 de octubre del año 1906, el nacer prácticamente con el siglo XX, lo convierte en partícipe de todos los acontecimientos ocurridos casi que durante una centuria, toda una vida, esto hace que sus relatos sean narraados hasta en sus más mínimos detalles, las lavanderas, el malecón, las fiestas patronales, los primeros edificios, los hoteles, las gaitas, los poetas, las piraguas, en fin todo un acontecer de situaciones, que plasma en diferentes libros y que nos muestran su faceta de escritor, de cronista, con o sin formación para ello, pero con la mejor y más sana intención de dejar para las nuevas generaciones las historias que nos acercan a nuestra identidad., Vida inmortal (reflexiones), Las próximas dictaduras (ensayos), Las envolturas siderales (ensayo), Sensorio Delirante (ensayo) 1941, La pequeña Venecia (sugerencias, anécdotas y reflexiones personales de un zuliano) 1949, ¿Quién es Maracaibo? (Crónicas de Maracaibo, desde el descubrimiento hasta las primeras elecciones, pasando por el petróleo y la problemática del Lago de Maracaibo) 1984, y El camino de los grandes lagos (testimonio del viaje por tierra desde Machiques a Detroit) 1985. Todos estos títulos han sido ediciones que se costeo inicialmente Regulo Díaz, y que en el momento en que no pudo costearla, como es el caso, de Sensorio delirante, año 1941, talló letra por letra en moldes de madera y llevo estas matrices a la imprenta El País para su impresión. 

¿Quién es Maracaibo? Fue publicado por el Vice rectorado académico de la Universidad del Zulia en el año 1984, La pequeña Venecia fue impresa por primera vez en el año 1949 y reimpresa por La Universidad del Zulia en año 1996, en el marco del año jubilar de la reapertura de la Alma Mater.

El 14 de junio de 2004 se realizo en Maracaibo, en el Museo Histórico General Rafael Urdaneta el II Encuentro Regional de Cronistas del Zulia, en Homenaje al insigne costumbrista zuliano Régulo Díaz. 

En la presentación del libro que recoge las diferentes ponencias relativas al II Encuentro de Cronistas del Estado Zulia y que Edito el Dr. Juan Carlos Morales Manzur en el año 2006, el  editor expresa lo siguiente:
Fernando VII, tomado de Artistas del Zulia






Régulo Díaz, “Kuruvinda”, fallecido en febrero de 2005, casi centenario, fue un personaje especial (y esencial), del siglo XX maracaibero. Escritor, pintor, maestro, cronista, ebanista, asesor de investigadores, entre otros aspectos, su figura irregular y su andar pausado se convirtieron en emblema e insignia de un hombre considerado por muchos como historia viva o tesoro humano viviente”





Participo en el periodismo cultural; en El Informador de Juan Besson, Espesor de Héctor Araujo Ortega y la Revista libre de la que fue director por el año 1944.  

Vista su faceta de escritor y cronista nos adentramos a su faceta de pintor, estudió pintura en La Escuela de Artes y Oficios con Manuel Puchi Fonseca. Entre sus obras pictóricas tenemos: El reventón, el accidente del Ana Cecilia, los retratos de Manuel Belloso y del Padre J. M. Ocando, La Batalla Naval del Lago de Maracaibo, que se encuentra en la biblioteca central de La Universidad del Zulia, y una copia muy particular del retrato de Fernando VII original de Vicente López, pintor que sustituyo a Goya en las cortes españolas, este retrato se encuentra en la Casa de la Capitulación o Casa de Morales en Maracaibo. Es necesario incluir en esta faceta la ayuda que Régulo Díaz presta al maestro Antonio Angulo en la realización del Plafón del Teatro Baralt.

José Domingo "Mingo" Márquez, José Joaquin Rojas, Régulo Díaz
Cronista, Escritor, Pintor y también protagonista de aventuras como el viaje desde Machiques a Detroit a bordo de un Ford modelo 1928, ocurre que el 25 de enero de 1947 José Domingo “Mingo” Márquez (jefe de la expedición), José Joaquín Rojas (Mecánico) y Régulo Díaz (Cronista y fotógrafo), salen desde la Ciudad de Machiques, Municipio Perijá del Estado Zulia con rumbo a la Ciudad de Detroit en Los Estados Unidos de Norte América, a bordo de un Ford modelo 1928 al que denominaban “Fotingo”, este vehículo fue reformado y lo único que conservaba realmente Ford era; el volante, los guardafangos y la transmisión, en un costado se leía “luchamos por la construcción de la gran carretera interamericana” y en el otro “La interamericana debe ser concluida”,   viajaron a través de Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, México y parte de los Estados Unidos, es de considerar que para ese año 1947, las carreteras tanto en Venezuela como en los países mencionados eran muy escazas, por lo que la mayor parte del trayecto fue de trochas, y en ocasiones ellos mismos hubieron de “jalar machete”, como diría un buen perijanero, para abrirse paso en senderos por los que nunca antes había transitado vehículo alguno, nueve meses de aventuras atravesando selvas, ríos, fango, volcanes, soledad, hambre, crecidas de ríos, todo esto descrito con lujo de detalles por Regulo Díaz en su libro El Camino de Los Grandes Lagos y por Mingo en sus décimas repentistas. 

Otra de sus aventuras, fue su empeño en la búsqueda del entierro del Tesoro de Santa María de Belén, presuntamente enterrado por el Pirata Morgan en las inmediaciones del Hato Belén en la vía a la concepción en el Municipio Jesús Enrique Lossada del Estado Zulia.

Nuestro cronista, escritor, pintor, aventurero y hombre enamorado de su pueblo decidió que se le llamara bajo el pseudónimo de Kuruvinda, que según la definición de la Real Academia de la Lengua Española significa:
Del fr. corindon, y este del sánscr. kuruvinda.
1.        m. Piedra preciosa, la más dura después del diamante. Es alúmina cristalizada, y hay variedades de diversos colores y formas.

Régulo Segundo Díaz Labarca, muere en el Asilo San José de La Montaña, en Maracaibo el 12 de febrero de 2005, a pocos meses de cumplir cien años.

Leo, el artículo de Morelis Gonzalo publicado en aporrea.com el 14 de febrero de 2005,  y que titula; Kuruvinda, el cronista que Maracaibo nunca olvidara; entre otras cosas ella finaliza su escrito con la siguiente reflexión: 

Yo creo que Kuruvinda era un sabio, iba más allá del simple conocimiento, reflexionaba permanentemente y disfrutaba y se vanagloriaba de su excelente memoria. Para repetir un lugar común, nada humano le fue ajeno, por ello digo, que Maracaibo nunca olvidará a este cronista que acaba de dejarnos, porque para Kuruvinda, Maracaibo fue su verdadera pasión, el amor realizado, la obra infinita que nunca concluyó”.

En completo contraste con lo anterior, leo un artículo publicado en Analítica.com, el 23 de agosto de 2010 y que lleva por título KURUNVIDA, LA MEMORIA PERDIDA, no se indica quien es el autor del escrito, por lo cual asumo que el responsable es el director de la mencionada pagina, en una primera parte se habla de un personaje lleno de misterio y hasta sombrío, pero se aclara que lo que hasta ahora se ha escrito era solo un guión para una obra de teatro, luego, el autor señala que el verdadero Kuruvinda era… y se desata en una serie de descalificaciones que no puedo más que asombrarme por la saña en que se trata a un hombre, que si hubo de reprochársele algo, es solo el amor por su terruño, por Maracaibo, de ese escrito extraigo el siguiente párrafo;

 Recuerdo si a este anciano, tenía unos ojos saltarines, un chasquido insoportable y una autosuficiencia libresca infinita. En el fondo se creía un privilegiado, por haber conocido y en cierto modo amistado con la elite intelectual de la ciudad; aunque siempre desde la visión del asomado. Kurivinda nunca fue integrado por la intelectualidad de la ciudad y esto no sólo por purismo de los supuestos adelantados en ciudad clerical, la cosa se reduce a un problema de clases sociales”

Poco se ha escrito acerca de Régulo Díaz, quizás en el fondo hasta mal agradecidos seremos los zulianos, pero sin embargo lo poco que se haya escrito,  si sirve para agradecerle a él su dedicación y querencia por la tierra que lo vio nacer y que lo acuno en su muerte, entonces, bienvenido sea, siete años han pasado desde que partió a su encuentro con otro paisaje, pero algo cierto es, nos dejo Kuruvinda un ejemplo invalorable de amor, dedicación y superación, desde sus limitaciones impuestas por el mismo, o por otros, supo trascender a su tiempo y hoy lo recordamos como lo que siempre fue, un cronista empeñado en ofrecernos datos de interés capital para acrecentar nuestro patrimonio histórico cultural. Gracias Régulo, Gracias Kuruvinda, donde quiera que estes!!!   

31 octubre, 2015

Los poetas de la Virgen

Virgen de Chiquinquirá
Patrona de los zulianos
Por ser vos la soberana
Nuestras vidas ampará
Y nuestras almas llevá
Por el sendero cristiano
Patrona de los zulianos
Virgen de Chiquinquirá
José Mavarez y Ramón Bracho Lozano


Los poetas de la Virgen

Hablar de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá es hablar del Zulia, es hablar de una tradición de fe que sobrepasa las tres centurias y que cada día crece más y más en el sentimiento del zuliano, pero esa fe y devoción transformada en versos y ellos acompañados de música hacen que sea multiplicada no solo en el corazón del nativo, también en el corazón del no nacido aquí, quien la asume y la lleva dentro de sí, esa devoción y fe que se manifiesta de diferentes maneras, pero que asume su forma más sublime en un verso, que hecho con un talento divino  expresa sentimientos en letras que hacen palpitar el corazón de quien lo escucha, a esas personas que con su inspiración hacen posible las alabanzas y la música que acompaña la fe a nuestra patrona va dedicado este escrito, es un sencillo homenaje a los POETAS DE LA VIRGEN.

Antes de entrar en materia debo hacer una breve reseña acerca de la aparición de nuestra sagrada imagen “la tablita” de la Virgen de Chiquinquirá, corría el año 1709 y a orillas del lago una viejecita, lavandera que acudía a realizar sus labores de lavado en aquel lago cristalino, observo un pequeño trozo de madera que le pareció apropiado para tapar la tinaja que servía como depósito de agua en su humilde casa, pasaron algunos días y en la pequeña tablita comenzó a dibujarse una imagen no muy bien definida pero que semejaba un santo, por lo que decidió no usarla más como tapa de la tinaja y la colgó en la pared de bahareque de su vivienda, pasaron algunos días y un martes 18 de noviembre la imagen a la vez que tomaba un brillo indescriptible golpeaba la pared, la mujer salió alborozada a la calle y al grito de Milagro, Milagro!!!! Anuncio al pueblo la aparición de la que posteriormente se convirtió en la Patrona del Zulia la Virgen de Chiquinquirá.
Con esa pequeña historia comenzamos entonces a recorrer lo caminos poéticos que en honor a nuestra patrona le han regalado los hombres y mujeres que con su talento pueden escribir las mas tiernas letras para expresar su profundo amor hacia la madre celestial, es así como José Ángel Mavarez y Ramón Bracho Lozano en su gaita Virgen de Chiquinquirá del año 1966 nos cuentan la historia de la aparición;

Lavando una viejecita
A orillas de nuestro lago
Ella tuvo un gran hallazgo
Pues se encontró una tablita.
Terminada la faena
A su casa la llevó
La tinajita tapó
Pa’ salvarla de la arena.

El zuliano lleva en su corazón a la Virgen de Chiquinquirá y trata de estar lo más cerca posible de ella, aún cuando no vaya a la misa, siempre ella está presente en su día a día,  pero, cuando va a visitar a la patrona, entonces todo cambia y la siente tan cercana que le produce diferentes emociones, Astolfo Romero nos lo cuenta en su Gaita Alborozo.

Cuando se lleva en el alma
La imagen de la chinita
La reluciente tablita
Inspira amor paz y calma

A San Juan de Dios
Tu recinto sagrado
Alborozado vengo a
Conversar con vos
El alma se me reboza
Pletórica de alegría
Cuando siento china mía
Que escucháis todas mis cosas.

La cercanía con la Virgen se manifiesta de diferentes maneras y le ocurre  a cada uno de nosotros al llegar a la Basílica de San Juan de Dios, es la necesidad de sentir a la Virgen muy cercana, tan cercana como un familiar en el plano terrenal, así nos lo hace ver y sentir Luis Ferrer en su gaita-poesía Chiquinquireña del año 1978

Cuando yo voy a la misa
Me coloco de manera
De que la luz mañanera
Ilumine tu sonrisa
Y se satura la brisa
De un perfume indefinible
Pone mi alma tan sensible
Que me siento como un niño
Hay veces que desespero
Al no encontrar tu mirada
Y al volver a ver tu cara
Me sonríes con cariño.

Cantarle a la Virgen nos lleva a ese mundo sublime donde la madre celestial pareciera formar parte de nuestro entorno terrenal de allí que Renato Aguirre en su gaita-poemaAurora Diamantina del año 1985, nos cuenta como finaliza la fiesta de la aurora o subida de la virgen que se realiza el primer sábado de diciembre, luego de recorrer la barriada saladillera desde las doce de la noche y hasta el amanecer. 

Desciende la luz de Dios
Sobre la ciudad dormida
Que recita enternecida
Murmullos de amor a vos
Pueblo de lucha y canción
Con su fe que se agiganta
Y te adora virgen santa
Con tan dulce devoción.

Debo comentar que son tres las fechas de la Virgen, la bajada que se realiza el último sábado de octubre, la procesión que es el día de la aparición de la patrona 18 de noviembre y la subida o aurora de la virgen que se realiza el primer sábado de diciembre, precisamente es el día 18 de noviembre día de la procesión de la virgen, el de mayor congregación de fieles y el punto de culminación de las fiestas en honor a la virgen, este preciso día Néstor “el negro” Rincón nos deja estos versos en su gaita China Chinita del año 1966:
China chinita
Los zulianos te cantamos
Y en tu feria te imploramos
Paz dicha y felicidad
Ruega por la humanidad
En esta fecha gloriosa
Oh patrona milagrosa
Virgen de Chiquinquirá


Así como la gaita viene con cada zuliano al momento de su nacimiento, también la devoción a la Virgen viene con el nacimiento y se va incrementando desde ese primer día que nuestros padres nos llevan a la casa de la Virgen, a la Basílica de Chiquinquirá y San Juan de Dios así lo cuentaAstolfo Romero en su gaita Amor Chiquinquireño: del año 1998.

Desde niño voy al templo
A rezarte una oración
Y a llenarme de emoción
Cada vez que te contemplo
Soy fiel a mi devoción
Que siento desde pequeño
Este amor chiquinquireño
Que llevo en mi corazón.

Momento especial es el día 18 de noviembre, fecha en que se celebra el día de la renovación de la tablita o aparición de la Virgen, ese día en la procesión se viven todas las emociones que un ser humano puede soportar y que tiene como punto de salida y llegada la Basílica de San Juan de Dios que está situada frente a la Calle de Las Ciencias o Calle Derecha como se llamaba en antaño hoy paseo Ciencias, el poeta Jairo Gil lo expresa de esta manera en su gaita Reina Morena del año 1966.

Mi corazón es un templo
Donde una virgen se adora
Mi pecho más la atesora
Si lejos de ella me encuentro

Entre una lluvia de flores
Se pasea una princesa
Y san Juan de dios le reza
Canticos de poesía
Yo la vi que sonreía
Placentera y satisfecha
Por la gran calle derecha
A mi pueblo bendecía.

En cada fecha de la Virgen (bajada, procesión o subida), el regalo más común es un ramo de flores, cada feligrés paga su promesa y le lleva lo que ofreció, pero las flores ocupan el lugar primordial en los regalos a la virgen, Heriberto Molina le regalo a la Virgen una gaita en homenaje a esas personas que venden las flores, el vendedor de flores del año 1998.

Tengo cayenas y rosas
Margaritas y claveles
Flores para que los fieles
Adoren mi china hermosa
Tengo gardenias preciosas
Adornadas con helechos
Y guardo dentro del pecho
La más bella y milagrosa
Flor de la luz primorosa
Que dios en el mundo ha hecho.


Es casi imposible no sentir que la Virgen es de cada uno de nosotros, que nos pertenece y que esta tan cerca solo esperando que lo solicitemos para ayudar, esa cercanía la manifiesta Jairo Gil con su gaita Dos regalos del año 1981.

No sé qué misterio habrá
Y aunque me critique usted
La virgen Chiquinquirá
Se alegra cuando me ve.
Mis ruegos y mis antojos
A ti virgen los confío
Mientras me fijo en tus ojos
Ve como lloran los míos.

En tiempos de antaño frente a la Basílica, existía una plazoleta que comúnmente la llamaban “La Placita” en ella se reunían los parroquianos y los gaiteros a esperar la salida de la Virgen, esa estampa la recoge Nelson Romero en su gaita La Placita del año 1989

Que bella está La Placita
De alegrías y oraciones
Los poetas y cantores
Le cantan las mañanitas
A nuestra Santa Chinita,
La reina de mis amores

No podríamos finalizar este escrito sin mencionar a la poetisa Graciela Rincón Calcaño autora de la letra del Himno de la virgen, de este himno tomamos la primera estrofa que nos retrata a la virgen en su paso sobre el lago posada en la media luna sobre la cual descansa de pie acompañada del niño que sostiene en su brazo izquierdo, a su lado derecho se encuentra San Antonio y a su lado izquierdo la acompaña San Andrés.

Autóctona virgen
De rostro bronceado
Mi lago encantado
Te exorne los pies
Con rizos y ondas
De armónico halago
Y reina del lago
Te digan doquier.

Finalizando con esta hermosa estrofa:

Y porque mi casta
Florezca en virtudes
Tus excelsitudes
Proclame la grey
Reina de mi tribu
Llamándote, en tanto
La dicha o el llanto
Nos colmen. Amén.

No se han incluido todos porque son muchos los poetas que le han escrito a la virgen hemos tratado de colocar aquí los que han tenido más impacto en el gusto popular, pero déjenme decirle que se necesitara mas de mil libros de muchísimas paginas para colocar todos los versos a nuestra patrona La Virgen de Chiquinquirá.